La prensa dice

Reseña de "Un paraíso inalcanzable" en Pérgola

Por Pablo Martínez Zarracina

[Para leer esta reseña en Pérgola, descárgate el PDF adjunto]

Dickens y Waugh

Con excelente criterio, Libros del Asteroide presenta ahora otra novela que bien podría optar al título de gran novela inglesa. Se trata de Un paraíso inalcanzable y está escrita por John Mortimer, novelista y dramaturgo fallecido en 2009 que no es demasiado conocido entre nosotros, pero cuya figura literaria resume ampliamente cierta idea de la ‘inglesidad’. A grandes rasgos, imaginen la mirada social de un Dickens impulsada por la patología sarcástica de un Waugh.

El resultado aproximado de esa aleación es la literatura de Mortimer, uno de cuyos personajes más famosos aparece por primera vez en la novela que nos ocupa. Se trata de Leslie Titmuss, un monstruoso y fotogénico político conservador que sintetiza todo lo que el progresista Mortimer detestaba en el gobierno de Margaret Thatcher. La inquina es explicable. Además de un exitoso autor, John Mortimer fue un abogado criminalista cercano al laborismo y especializado en la defensa de la libertad de expresión.

Un paraíso inalcanzable es una novela de humor e intriga que retrata cuatro décadas de vida británica, las que van desde el final de la guerra mundial a los años del thatcherismo. En cierto modo, podría funcionar como una especie de antesala a Capital, la novela de John Lanchester. En este libro sí encontramos el rastro irónico de la vieja Inglaterra. Esa mezcla de vitriolo y té humeante. Todo comienza con la muerte del párroco de Rapstone Fanner, un pueblo a dos horas de Londres en el que todo el mundo se conoce. A partir de ese suceso trágico –que será retratado por Mortimer con generosas dosis de comedia afilada–, vamos conociendo a la familia del difunto, especialmente a sus dos hijos: Henry, un novelista cínico y ampliamente reaccionario,y Fred, un médico observador y bienhumorado. Tras la muerte de su padre, los dos hermanos descubrirán un hecho asombroso: el viejo párroco le ha dejado toda su fortuna al diputado Leslie Titmuss.

Con este sencillo motor narrativo, Mortimer pone en pie una novela que se lee entre carcajadas y que deja sin embargo un evidente poso melancólico. Su visión de la sociedad inglesa de la segunda mitad del siglo XX es certera, obsesiva y demoledora. Leer este libro es algo así como abrir un gran armario de estilo victoriano y descubrir que no cabe allí dentro un solo esqueleto más.

Pérgola