02. La prensa dice

23 may
2012

Reseña de "Algún día este dolor te será útil" en La Vanguardia

El poder de la palabra

Por Carina Farreras

[Para leer esta reseña en La Vanguardia descárgate el PDF adjunto]


De entrada, cabe celebrar la lucidez de esta novelita tan poco habitual en la narrativa escrita para el público juvenil (muy recomendable para los lectores adultos, especialmente si se han convertido en padres de adolescentes). Y lo es tanto por la sencillez de su lenguaje, como por la fluidez del argumento así como por sus excelentes personajes y diálogos.

El escritor Peter Cameron (Nueva Jersey, 1959) retrata en Algún día este dolor te será útil (Someday this pain will be useful for you) la sociedad neoyorquina de después del 11-S a través de la voz de un chico de 18 años, un muchacho tan perspicaz como poco sociable. Y para ser honestos el balance de la situación no es muy positivo: galeristas que se han metido en el oficio "para hacer algo", que se compran ropa cara "deconstruida" y van a comer a restaurantes exclusivos con comisarios de exposiciones y asesores de arte y, de vez en cuando, con algún artista; jóvenes elegantes que pierden su talento empleados en lugares donde dejan pasar el tiempo indolentemente y cuidan sus exquisitos gustos; tiburones de los negocios nacidos en humildes hogares que van al sastre a Londres una vez al año donde aprovechan y compran zapatos italianos; adolescentes que disfrutan de una visita guiada por Washington arrastrados por una falsa alegría infantil... así podríamos seguir con toda la fauna que compone esta novela, ubicada en Nueva York, pero que podrían poblar otras muchas ciudades.

Este es el mundo que nos fuerza a ver Cameron a través de la figura de James Sveck al que se le retrata como un chico inteligente y raro, con la confusión e incertezas propias de su edad, pero resistiéndose a dejarse arrastrar por las certezas de los adultos. No le gusta la gente -menos, sus compañeros- y, sin embargo, usa el lenguaje con gran precisión. Probablernente este sea uno de los hallazgos de esta obra: los sutiles e inteligentes diálogos. Las palabras, entendemos, no son inocentes, dependen de cómo se dicen y en qué contexto se pronuncian. Detrás de una frase hay una intención y eso es lo que no se le quiere escapar a James, la intención. Espléndida la manera en que devuelve con una pregunta un frase sentenciosa. Excelente la conversación que mantiene con su padre en un restaurante lujoso sobre la sexualidad. Por cierto que los escenarios donde se desarrolla la novela (calles, edificios, parques o restaurantes) deleitarán a los amantes de Nueva York, más si ven la película basada en esta obra dirigida por el italiano Roberto Faenza.

En todo caso, James es tan meticuloso con el lenguaje que puede llegar a ser exasperante así que sus padres lo envían a la consulta de una brillante psicóloga a través de la cual queda desvelado su pasado: cómo vivió el 11-S, qué ocurrió en viaje de estudios a Washington, la razón de sus deseos de huir de la ciudad y aislarse en una granja en Kansas. Sólo encuentra refugio en casa de su abuela que le proporciona calidez y respeto.

Algún día este dolor te será útil se publicó en Estados Unidos en el 2007, siendo recibida por la prensa con grandes elogios. Cameron no era un desconocido. Empezó publicando relatos en 1983 en el prestigioso The New Yorker que recopiló en un libro posterior con reconocimientos diversos. Desde 1990 publica novelas, The weekend (El fin de semana, de la editorial Alba), Andorra (en referencia al país y que aquí fue publicada por Llibres de l’Index), o The city of your final destination (La ciudad de tu destino final, La ciutat del teu destí, publicadas por el Andén y Edicions 62, respectivamente). El pasado febrero lanzó su última obra: CoralGlynn.

Culturas, La Vanguardia