La prensa dice

15 jul
2011

Reseña de "Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin" en El Confidencial

Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin

Por María Trincado - Librería Ontanilla (Madrid)

[Para leer esta reseña en El Confidencial, haz clic aquí.]

El protagonista de la novela, Iván Chonkin, es un soldado ruso de origen campesino, más granjero que soldado, ingenuo y simple, que desquicia a sus superiores por su incapacidad para hacer bien la instrucción y su carencia absoluta de marcialidad. Muy pronto se familiarizó con los preceptos básicos de la vida cuartelaría: “soldado que duerme, trabajo que avanza; no te apresures a cumplir orden alguna, que podrían cambiarla”. Pero su gran oportunidad se presenta cuando un avión militar cae accidentalmente en un lejano koljós soviético, y es enviado allí, con gran alivio para el mando, con la misión de custodiar los restos del aparato hasta nueva orden y pertrechado solamente con víveres para una semana.

Olvidado por sus superiores, Chonkin rápidamente se integra en la vida del pueblo, instalándose en casa de una solitaria campesina, Niura, y compartiendo con ella labores, comida y cama. Así transcurre la vida de Iván, apaciblemente entregado al huerto, los animales y la casa, mientras Niura atiende la oficina de correos. Pero nos hallamos en 1941 y Hitler tiene otros planes sobre nuestro buen aldeano, al romper unilateralmente el pacto germano soviético y enviar a las tropas alemanas contra la frontera rusa, declarando la guerra también al estado soviético. En paralelo a esta invasión, tiene lugar otra de muy diferente signo, esta vez por parte de la vaca de Chonkin al huerto de su vecino, que dominado por un ataque de cólera no duda en denunciarle como desertor, recordando de este modo a las autoridades militares la existencia del despreciado subalterno.

El acierto de la sátira de Voinóvich es que plantea situaciones que, aunque aparentemente absurdas, podrían ser totalmente ciertas en el caos burocrático de la antigua URSS. Este tipo de ironía tan mordaz, de la que no se libró ni Stalin ni los planes quinquenales, y mucho menos la rígida e ineficiente gestión de los koljós, le acarreó su expulsión de la Unión de Escritores Soviéticos el mismo año de la publicación del libro en París en 1974 y la prohibición total de su obra. Un año más tarde el presidente Breznev firmaría la orden que le privaba de la nacionalidad.

En España se editó por primera vez en 2006, tres décadas largas después de que el autor tuviese el valor de publicarla, aún vigente el régimen contra el que arremetía, por lo que sufrió el ostracismo del aparato, al describir, sin amargura, sino más bien en sintonía con la tradición de la mejor literatura satírica rusa, por medio de una deliciosa y divertida fábula, cómo los totalitarismos, que olvidan la esencia del hombre, se convierten en maquinarias del absurdo y muchas veces, que es lo peor, en maquinas de matar.

Como nos informa la editorial, Vladímir Voinóvich nació en 1932 en la antigua república soviética de Tayikistán. Trabajó como carpintero, pastor y mecánico; y, entre 1951 y 1955, sirvió en el Ejército Rojo. Más tarde trabajó en los servicios radiofónicos de Moscú, donde alcanzaría cierta fama al componer la letra del himno oficial de los cosmonautas soviéticos. A mediados de los sesenta, tras las detenciones de diversos escritores acusados de haber publicado en el extranjero, Voinóvich se implicó en movimientos disidentes. Su habilidad para la sátira -dirigida contra la adulación, la corrupción, la pomposidad y el antisemitismo que dominaban la vida soviética- hizo de él uno de los escritores más populares de Rusia. (…) Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin estuvo prohibida durante años en la Unión Soviética, aunque circuló clandestinamente; sólo con la llegada de la perestroika pudo editarse en Rusia de manera oficial.

Voinóvich es autor de una decena de títulos entre los que destacan Las novelas Moscú 2042 (1986), The Fur Hat (1988), Monumental Propaganda (2000), la recopilación de artículos The Anti-Soviet Soviet Union (1985) y la continuación de las aventuras del soldado Chonkin, Pretender to the throne (1979). En la actualidad vive en Múnich y compagina su actividad literaria con la pintura

El Confidencial