La prensa dice

16 jun
2016

Reseña de "Un amor que destruye ciudades" de Eileen Chang en Navarra.com

Por Leire Escalada

Para leer esta reseña en Navarra.com, haz clic aquí

La Jane Austen china

Eileen Chang retrata en Un amor que destruye ciudades una historia amorosa entre el Shanghai y el Hong Kong de los 40.

Las historias de Eileen Chang (Shanghai, 1920 - Los Ángeles, 1995) caminan por un mundo en la cuerda floja, una sociedad que se tambalea entre la tradición más férrea y la modernidad, entre la decadencia y el exotismo encantador.

La autora, que nació el Shanghai, vivió esa dualidad desde niña: su madre era una mujer moderna que estudió en Inglaterra y su padre un hombre conservador adicto al opio. Al divorciarse, él se quedó con su custodia, pero los constantes maltratos que infringía a la joven hicieron que regresara con su madre. Con solo 23 años, Chang comenzó a publicar cuentos y nouvelles que le dieron gran popularidad en su país.

PRIMERA VEZ EN CASTELLANO

Sin embargo, aunque siguió leyéndose con avidez en Taiwan y Hong Kong, sus libros fueron echados a un lado en la China continental por motivos políticos. El aperturismo de los 90 les devolvió el éxito. La propia Chang tuvo que emigrar a Estados Unidos en 1955, donde falleció 40 años después sin haber regresado nunca a su tierra natal.

Ahora llega por primera vez a España de la mano de Libros del Asteroide con Un amor que destruye ciudades , un libro que incluye la novela corta homónima y el relato Bloqueados , sobre los pasajeros de un tranvía ’varado’ en la calle. Es importante que la obra ha sido traducida directamente del chino, un trabajo de la sinóloga Anne-Hélène Suárez con la colaboración de la profesora Qu Xianghong.

APOSTAR POR SU FUTURO

Un amor que destruye ciudades (1947) narra una historia amorosa ambientada entre Shanghai y Hong Kong. Los Bai son una familia tradicional china venida a menos que busca un buen partido para una de sus hijas casaderas. La celestina, la señora Xu, les presenta al rico heredero Fan Liuyuan, que se enamora de otra de las hijas, la joven divorciada Luisu.

Desde la ruptura de su matrimonio, esta mujer, que se acerca a la treintena, no deja de sufrir el acoso y las humillaciones de sus familiares, anclados en una sociedad patriarcal y subyugados por el qué dirán. Por eso, la protagonista no durará en huir a Hong Kong para escapar de la situación.

"Decidió apostar por su futuro. Si perdía, su reputación quedaría por los suelos y no sería digna siquiera del papel de madrastra de cinco niños; pero si ganaba, conseguiría el premio que tantas personas codiciaban ferozmente - Fan Liuyuan - y todos los agravios que llevaba dentro se desvanecerían", cuenta el narrador omnisciente de esta novela.

DIÁLOGOS BRILLANTES

Sorprende su modernidad y la belleza de las descripciones de los ambientes, capaces de trasladar a través de los detalles a la época en la que se desarrollan, así como el estilo de la narración, delicado e irónico. El uso de la elipsis, aquello que no se dice pero se advierte, da viveza al relato.

Pero, sobre todo, sobresalen los diálogos entre los protagonistas, que recuerdan a las conversaciones de Elizabeth Bennet y Mr. Darcy, inolvidables personajes de Jane Austen. Al igual que los de Austen, los personajes de Chang están atrapados por las convenciones y deben lidiar con ello para encontrar resquicios en los que poder ser ellos mismos y amar.

La invasión japonesa de Hong Kong en 1941 también está presente en la obra, aunque Chang defendió que en su literatura "no hay guerra ni revolución porque creo que cuando las personas se enamoran, son más inocentes y están más desamparadas que cuando luchan en guerras y revoluciones".

A la autora también se la ha comparado con Irène Némirovsky y Stefan Zweig por ese retrato "de un mundo a punto de desaparecer". En 2007, el cineasta taiwanés Ang Lee llevó a la gran pantalla su novela Deseo, Peligro , publicada en 1975.

Leire Escalada - Navarra.com