La prensa dice

16 abr
2011

Reseña de "Ratas de Montsouris" en La Opinión de Málaga

Un recorrido por el distrito XIV de París

Por Miguel Ferrary

París es la ciudad del amor, pero también es una ciudad con rincones oscuros propicios para el crimen y pasiones inconfesables.

A primera vista, Nestor Burma parece que se ajusta al prototipo de investigador privado que Dashiell Hammet definiera con Sam Spade. Inteligente, duro, cínico, que conoce los bajos fondos y se mueve con soltura por ellos. Sin embargo, eso es sólo la apariencia. hay una diferencia fundamental con su homólogo norteamericano: el hecho diferencial francés.Burma es mucho más de lo que aparenta. se codea con soltura con los artistas y conoce a los surrealistas franceses. De hecho cita al Collège de Pataphysique, que agrupó a lo más granado del surrealismo francés de los años 40 y 50, y aparecen como personajes de la novela el conocido crítico y coleccionista de arte naif Anatole Jakowski y el periodista y sindicalista Ralph Messac.

El personaje creado por Léo Malet se hace querer. No tiene remedio. Es un perdedor nato. O mejor dicho, un ganador que no ha aprendido a ganar. Investiga junto a su sufrida secretaria Hèlene con un método más cercano a la constancia y la insistencia que al modelo del británico Sherlock Holmes, sobre el que ironiza en varios pasajes. El propio investigador define su forma de trabajar de forma gráfica: «ejerzo una profesión un tanto especial. Huroneo,husmeo...»

Este detective es el protagonista de una notable saga de novela negra que Malet ambientó en París. Cada uno de los casos se desarrolla en uno de los distritos de la ciudad, haciendo una verdadera ruta turística por la ciudad a través de las investigaciones de Burma. De hecho, el libro que nos ocupa, Ratas de Montsouris (Libros del Asteroide), es la primera traducción de una de las mejores novelas de esta serie de Léo Malet, que se desarrolla en el distrito XIV de la capital francesa. Incluso lo acompaña con un plano de las calles, que venía en la versión original.

Pese a tocar los elementos básicos de la novela negra, Malet sabe introducir aspectos propios, como las referencias a la historia de Francia, el trauma de la ocupación alemana, las reflexiones políticas y los aspectos relacionados con el mundo cultural parisino de finales de los años 40 y 50.


Perdedores sin suerte

> El investigador privado Nestor Burma recibe la llamada de Ferrand, un viejo conocido de la cárcel durante la ocupación alemana. Le propone un suculento negocio sobre el que no da pistas. De forma paralela, un antiguo magistrado metido en asuntos turbios le contrata para que investigue un supuesto caso de chantaje en el que parece estar Ferrand. ¿Qué finos hilos unen estos dos casos?

La Opinión de Málaga