La prensa dice

23 mar
2011

Reseña de "Ratas de Montsouris" en el Diario de Sevilla

Perlas ensangrentadas

Por Ignacio F. Garmendia

Después de publicar Niebla en el puente de Tolbiac y Calle de la Estación, 120, Asteroide prosigue el rescate de Léo Malet con otra de las estupendas novelas protagonizadas por el detective Nestor Burma. El padre del roman noir encontró todo un filón en este popular y carismático personaje, explotado en más de una treintena de títulos que han convertido a Malet en un clásico del género. Perteneciente a la serie titulada Les Nouveaux Mystères de Paris, que proyectaba dedicar una novela a cada uno de los veinte distritos de la ciudad, Ratas de Montsouris (1955) corresponde al XIVe arrondissement o Distrito del Observatorio, del que se dice que está hueco como un queso de gruyère.

Si en la aventura de Tolbiac recreaba el autor sus vínculos de juventud con los círculos libertarios, aquí se reflejan, episódicamente, los que mantuvo con los surrealistas, aunque el lirismo callejero de Malet no se aparta nunca de los registros coloquiales. Todo empieza con el ofrecimiento que recibe Burma de un antiguo conocido, compañero de cautiverio en un campo de concentración, que le propone un negocio inconcreto, pero tras varios asesinatos las pesquisas conducen a la búsqueda de un valioso botín -perlas robadas- al que se perdió la pista durante la Ocupación alemana. Además de su atractiva secretaria Hélène y de otros habituales como el comisario Faroux o el periodista Covet, comparecen en el relato un pintor torturado por su relación con una hermosa joven de costumbres licenciosas, un antiguo magistrado que vive con la hija del gánster al que condenó, un poeta loco que escribe recluido en un sanatorio y una banda, los Ratas del título, que tiene predilección por los sótanos y galerías del distrito donde se localizan las famosas Catacumbas. Son los protagonistas de una intriga trepidante que maneja con eficacia los tópicos del género y culmina de modo espectacular en una persecución memorable.

Diario de Sevilla

Para leer esta reseña en el Diario de Sevilla, haz clic aquí