La prensa dice

31 ene
2014

Noticia sobre "De París a Monastir" en La Vanguardia

Editor destaca que Gaziel concibió la crónica como parte de un conjunto

Por Alfredo Valenzuela

[Para leer esta noticia en La Vanguardia, haz clic aquí]

Sevilla, 31 ene (EFE).- El director de la editorial Libros del Asteroide, Luis Solano, ha dicho a Efe que Gaziel, pseudónimo del periodista y escritor catalán Agustí Calvet (1887-1964), fue capaz de "convertir la crónica diaria en parte de un conjunto más amplio que se sostuviera por sí mismo, como una narración más amplia".

"Además posó sobre la realidad una mirada piadosa, por ejemplo cuando se enfrentó a los horrores de la Primera Guerra Mundial se emocionó con el sufrimiento de los refugiados; y fue autor de grandes descripciones, como si pintara escribiendo", ha señalado Solano, quien ha promocionado en Sevilla el primer titulo de Gaziel que publica Libros del Asteroide, "De París a Monastir".

El volumen recoge el conjunto de 35 crónicas que un joven Gaziel publicó contando su viaje, al principio de la Primera Guerra Mundial, desde París hasta Monastir, en la actual Macedonia, entonces retaguardia serbia y lugar de llegada de los aliados, con detalles de su recorrido por Italia, Grecia y Serbia.

Solano ha destacado que las crónicas de Gaziel tuvieron una gran repercusión en su época y marcaron un hito en la historia del reporterismo español al concebirlas "más como narraciones que como artículos".

En las crónicas de Gaziel "los lectores, más que información sobre el conflicto bélico, leían una aventura por entregas basada en hechos reales", según ha destacado en el prólogo de esta edición Jordi Amat. Curiosamente, "De París a Monastir" es más un libro de viajes que una obra sobre la guerra, y el único de los cuatro volúmenes que Gaziel publicó con crónicas de la Gran Guerra en el que no hay fuego, como sucede en los otros tres, "El año de Verdún", "Narraciones de tierras heroicas" y "En las líneas de fuego".

En esos libros reunió, tras reescribir o resumir algunas de ellas, más de la mitad de las crónicas que escribió sobre la Primera Guerra Mundial y que fue publicando en "La Vanguardia", periódico que dirigiría posteriormente.

El estallido de la Gran Guerra sorprendió a Gaziel en París, donde a sus 26 años preparaba estudios de posgrado en Filosofía y aquel dramático agosto de 1914, cuando los alemanes emprendieron la invasión de Bélgica y Francia, decidió llevar un diario que un mes más tarde publicaría por entregas "La Vanguardia" con un enorme éxito y que recientemente ha sido editado con el título de "Diario de un estudiantes. París 1914" (Dieresis).

Tras haber publicado cinco títulos de otro periodista, Manuel Chaves Nogales, cuyo rescate se ha convertido en un fenómeno literario, Solano ha diferenciado entre uno y otro: "Chaves Nogales es más narrador y habla de temas más actuales, que han marcado el debate ideológico de los últimos ochenta años, mientras que Gaziel es más descriptivo y dedica gran parte de su obra al debate catalanista". Ambos autores han merecido el elogio de escritores como Andrés Trapiello y Xavier Pericay, quien ha asegurado no haber encontrado en el periodismo español "una obra globalmente comparable" a la de Gaziel desde el periodo de la Primera Guerra Mundial a los prolegómenos de la Guerra Civil española.

Sobre la crisis del libro, Solano, que en los últimos nueve años ha publicado 130 títulos, ha asegurado que "para la literatura de calidad el futuro nunca ha sido halagüeño", y ha repartido responsabilidades: "Los editores, los libreros, los críticos y los periodistas no nos hemos preocupado de destacar la literatura de calidad".

Y como ejemplo de falta de calidad en esa tarea ha puesto las listas de los libros más vendidos, la relevancia que se le otorga y los títulos con que se confeccionan esas listas.

La Vanguardia