La prensa dice

3 nov
2007

Marga Minco novela en La hierba amdrga una tortuosa historia del pueblo judío, por Adolfo Torrecilla

Escribe en el prólogo de esta novela Félix Romeo, periodista y escritor: "La hierba amarga se tomaba la cena de la víspera de la Pascua judía. Era el recordatorio de la salida de Egipto, el largo peregrinaje por el desierto. Se tomaba acompañada con pan ácimo. Era el recuerdo de la salida de Egipto, y también el recuerdo de todas las demás salidas que a lo largo del tiempo habían tenido que hacer los judíos".

Lo que cuenta Marga Minco, escritora holandesa nacida en la ciudad de Breda en 1920, es un éxodo más contemporáneo: la huida de miles de judíos durante la ocupación nazi de Holanda en la Segunda Guerra Mundial. Muchos de ellos, como su propia familia, asisten atónitos a lo que está sucediendo, aunque no son capaces de aceptar como verdaderas las historias que se cuentan sobre las persecuciones y el sistemático exterminio. En el fondo piensan que se está exagerando mucho. por eso no comparten la decisión de los que huyen y hacen todo lo posible para mantenerse huidos. Sin embargo, la realidad es tozuda y sobre ellos empiezan a caer las leyes que marginan y discriminan a los judíos y la posterior caza y captura.

Una historia conocida

Lo que se cuenta no es nada nuevo. La novela de Marga, basada en su trágica experiencia personal y familiar - fue la única que sobrevivió al exterminio-, se suma a tantos otros. testimonios agónicos sobre la brutalidad nazi: los diarios de Anna Frank, las novelas de Aarón Appelfeld e Iréne Némirovski y los libros de Imre Kertész, Primo Levi, Paul Celan y Jean Améry, entre otros muchos. Todos abordan el mismo drama desde diferentes puntos de vista, aportando cada uno de ellos matices distintos y observaciones que permiten tener una dimensión más profunda y humana de lo que padecieron.

Marga Minco aporta una contagiosa naturalidad que se mezcla con el radical optimismo de su familia, siempre dispuestos a salir adelante en medio de tanta circunstancia adversa. El relato de Minco no cae en el patetismo ni abusa de los habituales ingredientes melodramáticos -que tenía al alcance de la mano-. Ella prefiere contar las cosas con una pasmosa sencillez, dejando que sean los sucesos los que aporten la sobredosis de emoción. El efecto es, así, sobrecogedor, pues lo que va contando Minco es el avance de una ola de terror que nosotros, los lectores, ya sabemos cómo va a acabar. El distanciamiento narrativo que consigue es una de las claves de su calidad literaria.

La hierba amarga es la primera novela que escribió su autora. La publicó en 1957. Hasta ahora no había aparecido de manera íntegra en castellano. La autora ha publicado más novelas, todas ellas traspasadas por los sucesos que tuvo que vivir durante Ia invasión alemana y que transformaron radicalmente su vida.

La Gaceta de los negocios