La prensa dice

8 may
2008

Kaniuk, la risa amarga de Israel, por Eva Muñoz Criado

A los 60 años de la creación del Estado israelí, el autor de "El hombre perro" no cree en una solución con los árabes: "Habrá que vivir con ello"

Frente a autores como David Grossman o Amos Oz, Yoram Kaniuk, nacido en Tel Aviv en 1930, es casu un desconocido en nuestro país. De hecho, hasta hace poco apenas unos meses no se publicó en español "El hombre perro" (Libros del Asteroide), considerada sin embargo una de las más significativas novelas israelíes sobre el Holocausto y la obra maestra de su autor. Pero cuando en 1968 se publicó la historia de Adán Stein, cabecilla de un hospital psiquiátrico para supervivientes del Holocausto situado en el desierto de Néguev, cayó muy mal en un Israel ávido de héroes, y libro y autor permanecieron arrinconados durante dos décadas. Hasta que cambió el clima político y críticos de prestigio empezaron a reivindicarlo como uno de los grandes de las letras hebreas contemporáneas.

- Cuando usted escribió "El hombre perro", ¿estaban preparados los israelíes para asumir su propia debilidad, para verse reflejados en un payaso, en un loco?

- Creo que el sentimiento israelí era que me estaba riendo del Holocausto. Verá, yo vengo de la tradición judía de reírse de todo aquello que nos perturba, ¿de qué otro modo se enfrenta uno a ello? En Auschwitz la gente contaba chistes, ¡se intercambiaba recetas de cocina! Pero los israelíes no poseen ese sentido del humor. Todos mis libros están en esa línea. ¡Me tengo que reír del infierno! Para los israelíes, que se sentían tan honrados de recibir a los supervivientes del Holocausto, fue sin embargo difícil aceptar lo que había sucedido, aceptarlos a ellos, llevó años.

- ¿Cree que es posible establecer alguna similitud o diferencia entre la literatura israelí contemporánea, escrita en hebreo, y la literatura de raíz cultural judía, de autores europeos o americanos?

- Los escritores judíos americanos suelen ser muy graciosos, tienen sentido del humor. Hoy en Israel hay algunos escritores jóvenes como Orly Castle-Bloom, Etgar Keret y algunos otros que también tienen sentido del humor. Pero la mayoría de escritores consagrados, como Amos Oz, Yehoshúa o David Grossman carecen de él. Con esto no quiero decir nada contra ellos pero, para mí, incluso Dostoievski es divertido, y "El Quijote", por supuesto. Todos los libros que realmente me gustan y por los que me siento identificado son terribles pero graciosos.

- La próxima semana se cumplen 60 años de la fundación del Estado de Israel. ¿Hacia dónde ha ido el país en estos años?

- Yo solía ser crítico con mi país pero ya no... Por supuesto, las mejores cosas podrían ser del todo mejores, pero luchamos para existir, y eso es duro. En el 48 yo no tenía ningún "sueño", mi sueño era traer a Palestina a los judíos que deambulaban por Europa sin lugar adonde ir, porque el muro estuvo cerrado para los judíos hasta el año 50, ningún país los quería. ¿Estado o no Estado? Con unos cientos de miles de judíos viviendo en Palestina, no necesitábamos un estado. El Estado judío fue creado de hecho para los que vendrían, no para los que estábamos. Así es que creo que hicimos algo importante. Por supuesto, no somos en absoluto maravillosos, y tenemos un problema con los árabes, pero yo ya no creo que exista una solución, así que tendremos que vivir con ello, eso es todo.

- ¿No cree usted en una solución negociada con dos estados?

- Ya no. Le daré un ejemplo. Gaza era territorio egipcio. En el 67 tomamos Gaza e instalamos colonias. Mucha gente nació allí. hace tres años, el gobierno israelí decidió retirarse de Gaza. Eso implicó desalojar a 5.000 familias. Fue una experiencia difícil. Pero la idea era que la gente de Gaza se establecería paulatinamente. Creíamos que crearían una especie de Costa Azul, porque el territorio se presta a ello, hay hermosas playas, se pueden construir hoteles... Pero al día siguiente empezaron a dispararnos.

- Entonces, ¿cree usted que fue un error?

- Mire, ningún país árabe ha tenido nunca unas elecciones realmente libres. El único sitio donde se han celebrado ha sido en los territorios palestinos, baja la supervisión norteamericana y europea, y escogieron Hamas, que es un partido islamista. Ahora está dirigiendo Gaza y en Cisjordania la mayoría de la población también lo apoya. Así es que digamos, de acuerdo, nos retiramos también de Cisjordania. pero el día en que lo hagamos, Hamas tomará el poder, y Tel Aviv está a sólo 12 kilómetros de Cisjordania.

- Sin embargo, los obstáculos físicos que fragmentan Cisjordania impiden la recuperación de su economía y vida cotidiana.

- Las condiciones materiales de los palestinos no son las que han impuesto el Estado israelí, porque durante muchos años los europeos y el mundo entero ha estado apoyando económicamente a los territorios, pero muchos líderes palestinos han hecho un mal uso de ese dinero. Por cierto, ¿dónde está el dinero árabe, todo ese dinero de los países petroleros? Peri si Israel retira todos los obstáculos entre Israel y los territorios palestinos y de nuevo Tel Aviv es bombardeado... A Camus le preguntaron una vez por qué él no era más activo a favor de la causa argelina, y dijo que muchos argelinos y muchos franceses estaban haciendo cosas que no eran muy bonitas, pero que si se trataba de elegir entre su madre en el autobús y la justicia, él elegía a su madre en el autobús.

La Razón