La prensa dice

19 may
2016

Artículo sobre Manuel Chaves Nogales en el Diario de León

Por Carlos Fidalgo

[Para leer este artículo en el Diario de León, haz clic aquí

La Tercera España

Héroes, bestias y mártires de España es el subtítulo del libro de relatos A sangre y fuego, escrito por el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales, ilustre exiliado de nuestra guerra civil, durante medio siglo olvidado, y representante de lo que hoy llamamos la Tercera España; la de los que los que se escandalizaban por igual de los crímenes de los fascistas y los militares sublevados y los que cometían los anarquistas y comunistas descontrolados en las checas del bando republicano después de predicar la revolución.

A sangre y fuego comienza con dos frases exactas. Dos líneas que describen, con las armas de la literatura, la ciudad oscura que era Madrid al comienzo de la guerra cuando la gente se recogía en sus casas, dejaban de funcionar los tranvías y no había ninguna luz en las fachadas ni en las esquinas: «La calle era una sima honda, larga y negra. Una hendedura en la corteza de un astro muerto», escribe Nogales de la capital asediada.

Chaves Nogales, al frente del diario Ahora y partidario de Azaña, había entrevistado al jerarca nazi Joseph Goebbels, ministro de Propaganda, y lo había calificado de ridículo e impresentable; y había viajado a Moscú para advertir después de que el paraíso comunista era una pesadilla. Había contraído, reconocía «méritos bastantes para haber sido fusilado por unos y por otros». Por eso se fue de Madrid cuando el Gobierno de Azaña dejó la capital en noviembre del 36 y una Junta de Defensa presidida por el general Miaja organizó la resistencia. Se fue de Madrid y se fue de España, harto de la carnicería, conocedor del riesgo que corría su vida. Refugiado en París, cuando los nazis ocuparon Francia marchó a Londres porque su nombre también figuraba en las listas de la Gestapo. Y en Londres murió de una peritonitis en mayo de 1944. En Londres está enterrado.

Hoy Chaves Nogales es un referente moral. Un pionero del periodismo narrativo. Pero España, polarizada por la política, agitada la hoguera del odio por más de un irresponsable, sigue partida en dos; los que quieren cambiar las cosas —y a veces irrumpen como un elefante en una cacharrería— y los que se asustan y utilizan todas las herramientas que tienen a su alcance, y no son pocas, para que nada cambie.

Carlos Fidalgo - Diario de León